Agradecimiento de 3ro. BGU a autoridades y maestros

El jueves 22 de junio, en la sede de la Comunidad Judía del Ecuador, el comité de padres de familia y los estudiantes de 3ro. BGU realizaron una muy cálida reunión para sus profesores y autoridades del plantel, como agradecimiento a la labor realizada durante su formación en el Colegio.

 

Detalles llenos de cariño, cálidas palabras y muestras de afecto fueron los ingredientes que padres y estudiantes incluyeron para asegurar el disfrute de un agradable tiempo compartido.

 

Incluimos las palabras pronunciadas por Bar Ben Aharon, estudiante de 3ro. BGU, durante el evento.

On Thursday the 22nd, the parents committee and our twelfth-graders offered a special luncheon for teachers and school officials at the Jewish community center, as a gesture of appreciation for their support during the students’ academic preparation.

 

Below we would like to share the speech delivered by Bar Ben Aharon at this event:

Mis queridísimos profesores

Quiero que todos cierren sus ojos por unos segundos y traten de recordar a todos y cada uno de los alumnos que han cruzado su camino en el colegio. Suena imposible ¿no? Creo que eso es lo que caracteriza al Alberto Einstein, que en realidad para ustedes si es posible. Para ustedes cada uno de nosotros es importante, nos recuerdan y estoy segura que nos recordaran sin importar la cantidad de años que trabajaron en el colegio y la cantidad de caras y nombres que se han cruzado en su camino profesional.

 

Es importante para mi recalcar que han sido muchos años, demasiados diría yo y cada año cuando anuncian y reconocen a los profesores que han cumplido 5, 10 y 15 años en el colegio parece que los conocimos hace un par de semanas. Algunos de ustedes nos enseñaron a leer, otros a escribir, sumar, restar, dividir y otros hasta a amarrarnos los zapatos cuando ni siquiera sabíamos lo que estaba pasando a nuestro alrededor. Y ¿saben qué? Lo más emotivo de todo es que nos enseñaron a amar lo que hacemos. A todas mis profesoras de literatura me enseñaron a AMAR la literatura y los idiomas. ¿Las matemáticas? Creo que han sido una lucha para la mayoría de nosotros pero gracias a ustedes hemos sido victoriosos en esta lucha y hemos llegado a amarlo todo. Nómbrenlo: física, biología, química, historia del Ecuador, psicología, empresa, economía, history. Amamos todas las materias, o al menos gracias a ustedes le hemos cogido un pequeño gusto. Es admirable para mi lo duro que trabajan y más allá de eso la paciencia que tienen. Si por algo les puedo agradecer es por esa paciencia tan acogedora y incondicional que tienen, creo que eso es lo que ha hecho del colegio una segunda casa para todos.

 

Lo que más me concierne es que un gracias no es suficiente para hacerles entender todo lo que nos han dado. Alguna vez una profesora muy querida para mi me dijo que los valores vienen de la casa. Si es verdad, definitivamente la manera en como nos comportamos se originan en el núcleo familiar. Pero la verdad es que la manera en como nos desarrollamos, como aplicamos nuestros valores y su culminación, provienen de la educación y los ejemplos a seguir que tenemos. Y lo más hermoso de todo, es que ustedes han sido y serán el mejor ejemplo que pudimos tener, el mejor y más puro ejemplo ha seguir. Estoy segura que cada uno de nosotros tiene agradecimientos especiales y puntuales para hacer, pero como el increíble grupo de profesores que son, créanme que han marcado nuestro camino de una u otra forma y eso es algo que solo se agradece a lo largo de la vida. Quiero que entiendan que su influencia sobre nuestras vidas es tan pero tan fuerte que, cuando escuchen acerca de nuestros logros, quiero que se acuerden que serán gracias a ustedes, gracias a lo que nos han enseñado. Cuando seamos los médicos, abogados, diseñadores, escritores, físico-matemáticos, biólogos, psicólogos, filósofos, poetas, artistas, ingenieros, arquitectos e historiadores más exitosos, se lo vamos a deber a ustedes, porque definitivamente nuestro triunfo se va a dar gracias a la gran formación que nos han dado y ese creo que es el mejor agradecimiento que pueden recibir de nuestra parte. Les prometo que escucharan mucho más acerca de nosotros, en el lugar en el que estemos, gente que causa un impacto tan grande en nuestras vidas nunca queda olvidada, nunca se le puede agradecer y recordar lo suficiente. Nos han dado un segundo hogar, nos han otorgado una segunda familia, han hecho que nuestra vida sea mucho mejor en el Colegio Alberto Einstein, o como debería llamarse, el colegio de la vida. Se que podemos ser personas difíciles como estudiantes, se que a veces no dimos lo mejor de nosotros, pero siempre se enfocaron en hacer que lo mejor de nosotros se refleje, en el área que sea. Nos dejaron siempre ser nosotros mismos y nunca nos pusieron de lado por nuestros defectos, solo trataron de mejorarlos y por formar parte de la etapa más importante de nuestras vidas, por permitirnos formar parte de su vida y por ustedes formar una parte tan grande de la nuestra, se merecen el mundo en bandeja de oro.

 

Los queremos de aquí hasta la estrella más lejana, muchas gracias,

 

Sexto 2017